El autoconsumo remonta en España pese al parón por la pandemia: las expectativas de crecimiento podrían superar a 2019

El futuro es del autoconsumo, pese al coronavirus. Al menos esa es la principal conclusión de la 1ª Jornada Virtual sobre el sector que organizó APPA Renovables, bajo un formato de lo más futurista. Si durante las semanas iniciales de la pandemia cundió el miedo o la incertidumbre, ahora se respira cierto optimismo en las empresas que se dedican a la instalación y a la ingeniería de nuevos proyectos. «Aunque es cierto que no esperamos que vaya a crecer tanto como se preveía este año», explica Borja Pellicer, director comercial y fundador de Bet Solar, «esperamos que finalmente consigamos duplicar los megavatios instalados en 2019».

«Solo hay que mirar de dónde venimos. En 2015 vivimos tiempos de guerra con una regulación que detuvo el desarrollo del autoconsumo, después, cuando ya por fin comenzamos a respirar, llegó la COVID-19, y pese al confinamiento y a las dos semanas de máxima paralización del país, nuestros equipos han seguido instalando paneles, con los salvoconductos necesarios para que nuestros instaladores pudieran seguir haciendo su trabajo», añade el responsable de Bet Solar.

En 2019 se desató la fiebre del autoconsumo tras el fin del impuesto al sol y después de que el Gobierno aprobase su regulación. De hecho, solo en este último año la instalación de paneles se disparó hasta alcanzar los 459 MW, duplicando la potencia instalada del año anterior, 235 MW.

Con esos números, 2020 estaba llamado a convertirse en el año del autoconsumo en España, «pues se preveía un crecimiento del 300% o 400%», añade Pellicer, y eso es lo que no se va a conseguir.

«Nuestro sector ha vivido muchas crisis que han puesto muchas trabas a su desarrollo en España», explica por su parte Abel Suárez, socio fundador y CEO de Pro-Alf Ingeniería, «nos hemos acostumbrado a reinventarnos una y otra vez, y en esta ocasión no será diferente. Sin embargo, después de unas semanas de paralización total de la actividad, ya tenemos muchas peticiones para pedir presupuestos, además de los que ya firmaron los contratos antes del estado de alarma».

Hasta la fecha, el perfil del consumidor que busca instalar paneles solares para su propio autoconsumo era principalmente pequeñas empresas, comercios, industrias, y el temor inicial fue que precisamente el miedo a la crisis económica detuviera su crecimiento. Pero parece ser que no es así.

«La gran mayoría de empresas que nos solicitan presupuestos, antes y después del coronavirus, son empresas que saben que van a continuar funcionando, que quizá su actividad productiva no sea tan intensa como antes, pero que en cualquier caso tienen claro que la instalación de paneles solares supone un ahorro energético que quieren poner en marcha cuanto antes», puntualiza Abel Suárez.

«Va a ser uno de los sectores clave para salir de esta crisis, y como distribuidor de material fotovoltaico, esperamos que en el medio plazo pueda ser uno de los mercados con mayor crecimiento», explica por su parte, Jannis Drixler, director de la filial de la alemana Krannich Solar con más de 20 años de presencia en nuestro país.

Del total de megavatios instalados el año pasado, entre un 50 y un 60% fueron instalaciones en el sector industrial, un 30-40%, en el comercial, y un 10%, en los hogares. Este último es todavía un segmento muy poco maduro pero del que también se espera un despegue en el corto o medio plazo.

Sin embargo, no todos coinciden con esa visión tan optimista. «De cara al verano, prácticamente se hará lo que ya se había vendido o ya estaba contabilizado pero es imposible llegar al objetivo de inicios del año, el sector se ralentizará», dice Eduardo Conejero, director técnico de Saclima, «en el sector fotovoltaico todos nos hemos ido acostumbrando a sortear piedras pero esta última no tiene nombre porque sus efectos son a nivel general, así que nos enfrentaremos a un parón de la actividad».

«Ciertamente habrá alguna empresa que se quedará en el camino, pero no creo que ninguna de ellas tenga una larga trayectoria en el sector», señala por su parte Javier Domínguez, responsable técnico de Cambio Energético, una empresa especialista en ahorro energético y renovables, «incluso esta pandemia sacará algo positivo, podría ser una criba para aquellas empresas que estaban llegando de otros países con poco conocimiento del sector en España o los recién llegados al calor del crecimiento, y continuar las que llevamos tanto tiempo desarrollando estas instalaciones con un profundo conocimiento de lo que hacemos».

 

Fuente: El periódico de la energía.com (21/05/2020)

Autora: Laura Ojea

Comentarios deshabilitados